Saliendo a pescar por primera vez…

Saliendo a pescar por primera vez…

Uno de los primeros grandes momentos que todo emprendedor, es salir por primera vez a vender su producto y/o servicio…

Este momento es crítico para el futuro del negocio porque factores como la suerte, la habilidad del emprendedor, sus contactos, tendencia del mercado en ese momento y de demás factores, determinaran su éxito para vender; si este tiene los resultados que busca o mayores, el emprendedor se motiva, y genera una espiral que le permite desarrollar su negocio. En caso contrario, donde no llegue a las ventas que buscaba, o peor aún, ni siquiera pueda vender, presenta un escenario donde las personas lo consideran, pero no se preparan para él; haciendo que se frustren, tengan dudas de su negocio o peor, llegue a dejar su idea aun lado y busquen algo que les genere los ingresos que buscan (De vuelta al mundo del empleado).

Ante estos escenarios, uno como emprendedor, debe estar consiente que podemos caer en cualquiera de estas dos opciones; por lo cual, hay que prepararnos para lo mejor o lo peor, pero siempre estar preparados…

Si estamos en el mejor de los escenarios, donde las ventas están fluyendo en nuestro negocio, lo que tenemos que hacer no es ponernos a gastar el dinero que estamos ganando, es preguntarnos porque estamos vendiendo tan bien; es preguntarnos: 

  • ¿De dónde está conociendo nuestro producto y/o servicio nuestros clientes?
  • ¿Qué es lo que más les gusta?
  • ¿Qué es lo que podemos mejorar?
  • ¿Cuántos de nuestros clientes nos compran una sola ocasión y cuantos nos siguen comprando con frecuencia?
  •  Los clientes que son recurrentes, ¿Cada cuánto nos compran?
  •  ¿A que ritmo están creciendo nuestras ventas?

Y todas las preguntas que nos den la información para mantener este ritmo de crecimiento de nuestro negocio en el mercado.

De la misma forma que nos cuestionamos cuando nuestras ventas están siendo constantes, debemos hacer el mismo ejercicio en el escenario contrario, cuando muy pocos nos compran o aun peor, nadie lo hace; en ese momento deberíamos preguntarnos:

  • ¿Dónde he anunciado mi producto y/o servicio?
  • ¿Esto enfocando en el mercado adecuado?
  • ¿Mi precio es competitivo en el mercado que me estoy ofreciendo?
  • Las personas que han llegado a comprarme, ¿Por qué lo hacen?
  • ¿Soy claro con lo que ofrece mi producto y/o servicio?
  • ¿Estoy realizando la promoción adecuada de mi negocio?

Y seguir haciendo todas las preguntas posibles, para entender porque no estamos vendiendo. No se nos olvide que todas las preguntas deben ir acompañadas de respuestas, que sean objetivas y con datos; si las respuestas son más de impresiones u opiniones que nosotros nos hacemos en nuestra cabeza, muy probable que estemos tapando la solución que realmente necesitamos.

Al final, el rito de salir a pescar por primera vez, todos los emprendedores lo hemos hecho, y todos tenemos la probabilidad de caer en estos escenarios. La diferencia de los que siguen pescando y los que deciden ir al mercado a comprar su pescado, es que los pescadores aprenden de los errores que comenten, depuran su técnica para pescar, aprenden a identificar los mejores lugares para tirar línea de anzuelo o donde tierra red de pescar, y tienen la paciencia suficiente para esperar que los peces lleguen.

En estos puntos que pueden hacer que un emprendedor se vuelva un excelente pescador en su mercado, en NETWORKING CLUB, iremos desarrollando los temas que apoyen la habilidades y conocimientos que cada emprendedor busca desarrollar.

No se pierdan nuestro BLOG cada primer miércoles de mes, para leer nuestros artículos que buscan ayudarlos a ser excelentes pescadores. Igualmente síganos en Facebook donde estaremos dando concejos, frases y nuestros eventos… #Hagamosnegocios

Saludos y feliz pesca…

 

Luis Cristóbal Ramírez E.

Director de Networking Club

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *